Virgen de Fátima oración para casos desesperados y urgentes
Virgen de Fátima oración para casos desesperados y urgentes

ÚNETE A NUESTROS CANALES DE DIFUSIÓN:

   

 

Virgen de Fátima oración

dulcísima Virgen María,

venerada y aclamada en todo el mundo,

que nos dejaste tus mensajes

de paz y salvación,

y nos pediste que fuéramos

fieles a los Mandato Divinos,

ayúdanos a ser mejores

y a llegar al conocimiento

y amor de Jesucristo.

 

Reina del Rosario y Madre Clemente,

estoy ante ti Virgen mía,

porque no te olvido,

estoy aquí Madre porque

quiero tenerte presente en mi vida

y acudo a tu amantísimo

Corazón lleno de compasión

 

para que me consigas el

alivio para mis necesidades.

 

Tú que a través de tu Sagrada Imagen

derramas tus misericordias maternales

a favor de todos los afligidos,

doloridos y enfermos

y de los que suplicamos por

los pesares de nuestras vidas;

 

Tú que siempre tienes el oído bien

dispuesto para escucharnos

y con tu tierna mirada

allanas nuestros caminos,

te quiero pedir que me acompañes

con tu fuerza y tu poder

me asistas con tu noble y

sencillo corazón lleno de amor

y me bendigas con tus manos

siempre abiertas a dar.

 

Hoy acudo a ti Virgen

milagrosísima de Fátima

porque confío plenamente

en tus bondades

pues Tu eres la gran esperanza

 

de los apenados,

y lanzo mi mirada al Cielo

porque necesito tu ayuda.

 

Yo tengo una esperanza sin límites

en la bondad y misericordia

del Todopoderoso,

y la certeza que si Tú eres

mi intercesora

mis suplicas llegaran a tu

amado hijo Jesús, y de él al Padre

y podre conseguir lo que

ahora desesperadamente preciso

para salir de mis graves

y urgentes problemas.

 

Ante Ti pongo todas mis preocupaciones,

y te ruego con todo el

fervor de mi corazón

que obtengas para mí las

gracias que te pido:

(pedir con gran el favor

especial que se desea conseguir).

Oh dulcísima reina del mundo,

oh blanca y peregrina Señora del Rosario,

universal mediadora entre

Dios y nosotros,

yo, sabiendo que tu consigues

de Él lo que solicitas,

te ruego me ayudes en mis

desesperadas peticiones,

me abandono en tus amorosos brazos,

recíbeme, como hijo,

en tu maternal regazo,

y no me desampares ahora y nunca.

 

Madre llena nuestras vidas,

nuestros hogares,

de aquello que nos sea útil

para la vida presente

y para la vida eterna,

y haz que sepamos comprender

tu bendito mensaje de amor

y de misericordia,

que lo abracemos y que lo

practiquemos siempre con fervor;

y así sea Tu Corazón nuestro refugio,

nuestro consuelo y el

 

sendero que nos conduzca

al amor y a la unión con tu Hijo Jesús.

 

Así sea.

 

Rezar la Salve, Padrenuestro,

Avemaría y Gloria.

 

Hacer la oración y los rezos

tres días consecutivos.

Dejar SEO abajo o algo blanco

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer click en Aceptar , aceptas el uso de estas y el procesamiento de tus datos. Aviso Legal  Política de Privacidad    Ver
Privacidad