VEN ESPÍRITU SANTO; AMOR DEL PADRE Y DEL HIJO
VEN ESPÍRITU SANTO

VEN ESPÍRITU SANTO; AMOR DEL PADRE Y DEL HIJO

VEN ESPÍRITU SANTO;  AMOR DEL PADRE Y DEL HIJO

VEN ESPÍRITU SANTO

Pidan así:

 

Espíritu Santo, Amor del Padre y del Hijo, ven, colma esta criatura Tuya de Tus dones. Esplendor Divino, Fuego Sagrado, Manantial Cristalino de limpia fraternidad.

 

Vida de los cristianos, cayado de los desvalidos, luz en las tinieblas, calor en el frío, levanta mi ser dormitante, eleva mi alma hacia Ti.

 

Ven Espíritu Santo, dame Tu Sabiduría para actuar rectamente.

 

Dame inteligencia santa, para atraer a mis hermanos, no me sienta superior a mis semejantes, sino sea el más pequeño para que surjas Tú con poder.
Ven, toma mi mente y renuévala; sea yo un eco de Tu voz y aconseje en la Voluntad Divina, no en la mía.

 

Dame las fuerzas para no tambalear y resistir mirándote; embelesado por Tu fortaleza, sea yo un fiel apóstol.

 

De Tu ciencia oh Divino Espíritu,  sea yo reflejo, busque yo Tu gloria, aleja de mí lo mundano.

 

Penetra lo íntimo de mi corazón  e injerta en él Tu misma piedad  para amar con Tu mismo amor.

 

Realiza en mi ser el milagro del temor de Dios; dame sed de almas, para que sin mirar a quien  labore para el Reino.
Oh Espíritu Santo, infunde en mí el don del verdadero amor.

 

Gracias Santo Espíritu Divino, vive en mí a plenitud, que consciente de mi necesidad con plena libertad te llamo a tomar posesión de mi vida.

 

Gracias oh Bondad Divina, Soberano Misericordioso, Fuego Sagrado.

 

Amén.

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran

alabanza por ser quien eres, por toda

tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía

para trabajar, por darnos la capacidad de

crear, de desarrollar dones y talentos,

por darnos la fuerza para ayudar y

bendecir a otros con lo que tenemos

o con lo que hacemos.

Amén.


Damos gracias a Dios porque Él abre

caminos nos da su bendición en el camino,

van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni

angustia porque tenemos serenidad y

confianza en que cuando le

entregamos nuestro corazón y lo

buscamos Él extiende su bendición.

Amén.

Dale a "Me gusta" para recibir nuestras publicaciones en facebook

Deja un comentario

Trece + quince =