Salud con La Cruz de Caravaca Una vela de color azul. Un papel fino.
Salud con La Cruz de Caravaca

Salud con La Cruz de Caravaca

Salud con La Cruz de Caravaca

Salud con La Cruz de Caravaca

Una vela de color azul.
Un papel fino.
Cinta adhesiva
Una foto de la persona enferma.
1 Amuleto Cruz de Caracava

 

Este ritual lo puede hacer la persona que está enferma, o bien un familiar o amigo en nombre de ella.

 

La duración del ritual es de nueve días.
Comenzamos. Escribe en un papel el nombre de la persona que se encuentra mal.

 

Una vez hecho esto, enrolla el papel alrededor del amuleto CRUZ DE CARAVACA y pégalo a ésta con la cinta adhesiva. Si tienes una foto de la persona enferma, ponla al lado de la vela junto al amuleto enrollado.

 

A continuación, enciende la vela, y en una posición de recogimiento y oración, inicia el ritual repitiendo la siguiente oración, ya sea mencionándote a ti o a la persona que quieres que mejore:
“Santa Cruz de Caravaca, me acojo a tu poder grandioso para que tu fuerza aleje de mi vida cualquier mal o enfermedad que me aqueje y retire las penas que me afligen.

 

Oh, Cruz Celestial, por el poder del bien, líbrame de todo mal. Incline el Señor su oído a mi súplica, con la cual imploro el amor y la comprensión para mi salud.

 

Guíame, Santa Cruz de Caravaca, en el tránsito de mi vida terrena e ilumíname. Presérvame en los momentos más peligrosos de mi vida, sobre todo cuando mi salud está un poco precaria.

 

Te suplico, Santa Cruz bendita, que tu apoyo llegue a mi vida y yo me encuentre bien para seguir manteniendo mi fuerza de voluntad y mi salud. Amén”.

 

Reza tres padrenuestros cada vez que repitas esta oración, en acción de gracias por los favores que estás pidiendo de antemano.

 

No olvides dejar la vela encendida durante veinte minutos cada día. Al noveno día, tendrás que dejar que se consuma por completo.

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran

alabanza por ser quien eres, por toda

tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía

para trabajar, por darnos la capacidad de

crear, de desarrollar dones y talentos,

por darnos la fuerza para ayudar y

bendecir a otros con lo que tenemos

o con lo que hacemos.

Amén.


Damos gracias a Dios porque Él abre

caminos nos da su bendición en el camino,

van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni

angustia porque tenemos serenidad y

confianza en que cuando le

entregamos nuestro corazón y lo

buscamos Él extiende su bendición.

Amén.

Dale a "Me gusta" para recibir nuestras publicaciones en facebook

Deja un comentario

3 × dos =