Salmo del Día. Aquí te ofrecemos un Salmo bíblico diario, para inspirar y mejorar tu día a día. Este es el Salmo de hoy que te ayudará…

 

Salmo para hoy Miércoles

 

Oh Dios, no guardes silencio; no te quedes, oh Dios, callado e impasible.

Mira cómo se alborotan tus enemigos, cómo te desafían los que te odian.

Con astucia conspiran contra tu pueblo; conspiran contra aquellos a quienes tú estimas.

Y dicen: «¡Vengan, destruyamos su nación! ¡Que el nombre de Israel no vuelva a recordarse!»

Como un solo hombre se confabulan; han hecho un pacto contra ti:

los campamentos de Edom y de Ismael, los de Moab y de Agar,

Guebal, Amón y Amalec, los de Filistea y los habitantes de Tiro.

¡Hasta Asiria se les ha unido; ha apoyado a los descendientes de Lot! Selah

Haz con ellos como hiciste con Madián, como hiciste con Sísara y Jabín en el río Quisón,

los cuales perecieron en Endor y quedaron en la tierra, como estiércol.

Haz con sus nobles como hiciste con Oreb y con Zeb; haz con todos sus príncipes como hiciste con Zeba y con Zalmuna,

que decían: «Vamos a adueñarnos de los pastizales de Dios».

Hazlos rodar como zarzas, Dios mío; ¡como paja que se lleva el viento!

Y así como el fuego consume los bosques y las llamas incendian las montañas,

así persíguelos con tus tormentas y aterrorízalos con tus tempestades.

Señor , cúbreles el rostro de ignominia, para que busquen tu nombre.

Que sean siempre puestos en vergüenza; que perezcan humillados.

Que sepan que tú eres el Señor , que ese es tu nombre; que sepan que solo tú eres el Altísimo sobre toda la tierra.

Salmo 83

 

Salmo de Ayer

 

¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía!

Es como el buen aceite que, desde la cabeza, va descendiendo por la barba, por la barba de Aarón, hasta el borde de sus vestiduras.

Es como el rocío de Hermón que va descendiendo sobre los montes de Sión. Donde se da esta armonía, el Señor concede bendición y vida eterna.

Salmo 133

Salmo de Anteayer

 

¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor ! Alaben al Señor desde los cielos, alábenlo desde las alturas.

Alábenlo, todos sus ángeles, alábenlo, todos sus ejércitos.

Alábenlo, sol y luna, alábenlo, estrellas luminosas.

Alábenlo ustedes, altísimos cielos, y ustedes, las aguas que están sobre los cielos.

Sea alabado el nombre del Señor , porque él dio una orden y todo fue creado.

Todo quedó afirmado para siempre; emitió un decreto que no será abolido.

Alaben al Señor desde la tierra los monstruos marinos y las profundidades del mar,

el relámpago y el granizo, la nieve y la neblina, el viento tempestuoso que cumple su mandato,

los montes y las colinas, los árboles frutales y todos los cedros,

los animales salvajes y los domésticos, los reptiles y las aves,

los reyes de la tierra y todas las naciones, los príncipes y los gobernantes de la tierra,

los jóvenes y las jóvenes, los ancianos y los niños.

Alaben el nombre del Señor , porque solo su nombre es excelso; su esplendor está por encima de la tierra y de los cielos.

¡Él ha dado poder a su pueblo! ¡A él sea la alabanza de todos sus fieles, de los hijos de Israel, su pueblo cercano! ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor !

Salmo 148

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.