Salmo del Día. Aquí te ofrecemos un Salmo bíblico diario, para inspirar y mejorar tu día a día. Este es el Salmo de hoy que te ayudará…

Salmo para hoy Domingo

 

Oh Dios, los pueblos paganos han invadido tu herencia; han profanado tu santo templo, han dejado en ruinas a Jerusalén.

Han entregado los cadáveres de tus siervos como alimento de las aves del cielo; han destinado los cuerpos de tus fieles para comida de los animales salvajes.

Por toda Jerusalén han derramado su sangre, como si derramaran agua, y no hay quien entierre a los muertos.

Nuestros vecinos hacen mofa de nosotros; somos blanco de las burlas de quienes nos rodean.

¿Hasta cuándo, Señor ? ¿Vas a estar enojado para siempre? ¿Arderá tu celo como el fuego?

¡Enójate con las naciones que no te reconocen, con los reinos que no invocan tu nombre!

Porque a Jacob se lo han devorado, y al país lo han dejado en ruinas.

No nos tomes en cuenta los pecados de ayer; ¡venga pronto tu misericordia a nuestro encuentro, porque estamos totalmente abatidos!

Oh Dios y Salvador nuestro, por la gloria de tu nombre, ayúdanos; por tu nombre, líbranos y perdona nuestros pecados.

¿Por qué van a decir las naciones: «¿Dónde está su Dios?»? Permítenos ver, y muéstrales a los pueblos paganos cómo tomas venganza de la sangre de tus siervos.

Que lleguen a tu presencia los gemidos de los cautivos, y por la fuerza de tu brazo salva a los condenados a muerte.

Señor, haz que sientan nuestros vecinos, siete veces y en carne propia, el oprobio que han lanzado contra ti.

Y nosotros, tu pueblo y ovejas de tu prado, te alabaremos por siempre; de generación en generación cantaremos tus alabanzas.

Salmo 79

 

Salmo de Ayer

 

Oh Señor , por siempre cantaré la grandeza de tu amor; por todas las generaciones proclamará mi boca tu fidelidad.

Declararé que tu amor permanece firme para siempre, que has afirmado en el cielo tu fidelidad.

Dijiste: «He hecho un pacto con mi escogido; le he jurado a David mi siervo:

“Estableceré tu dinastía para siempre, y afirmaré tu trono por todas las generaciones”». Selah

Los cielos, Señor , celebran tus maravillas, y tu fidelidad la asamblea de los santos.

¿Quién en los cielos es comparable al Señor ? ¿Quién como él entre los seres celestiales?

Dios es muy temido en la asamblea de los santos; grande y portentoso sobre cuantos lo rodean.

¿Quién como tú, Señor Dios Todopoderoso, rodeado de poder y de fidelidad?

Tú gobiernas sobre el mar embravecido; tú apaciguas sus encrespadas olas.

Aplastaste a Rahab como a un cadáver; con tu brazo poderoso dispersaste a tus enemigos.

Tuyo es el cielo, y tuya la tierra; tú fundaste el mundo y todo lo que contiene.

Por ti fueron creados el norte y el sur; el Tabor y el Hermón cantan alegres a tu nombre.

Tu brazo es capaz de grandes proezas; fuerte es tu mano, exaltada tu diestra.

La justicia y el derecho son el fundamento de tu trono, y tus heraldos, el amor y la verdad.

Dichosos los que saben aclamarte, Señor , y caminan a la luz de tu presencia;

los que todo el día se alegran en tu nombre y se regocijan en tu justicia.

Porque tú eres su gloria y su poder; por tu buena voluntad aumentas nuestra fuerza.

Tú, Señor , eres nuestro escudo; tú, Santo de Israel, eres nuestro rey.

Una vez hablaste en una visión, y le dijiste a tu pueblo fiel: «Le he brindado mi ayuda a un valiente; al mejor hombre del pueblo lo he exaltado.

He encontrado a David, mi siervo, y lo he ungido con mi aceite santo.

Mi mano siempre lo sostendrá; mi brazo lo fortalecerá.

Ningún enemigo lo someterá a tributo; ningún inicuo lo oprimirá.

Aplastaré a quienes se le enfrenten y derribaré a quienes lo aborrezcan.

La fidelidad de mi amor lo acompañará, y por mi nombre será exaltada su fuerza.

Le daré poder sobre el mar y dominio sobre los ríos.

Él me dirá: “Tú eres mi Padre, mi Dios, la roca de mi salvación”.

Yo le daré los derechos de primogenitura, la primacía sobre los reyes de la tierra.

Mi amor por él será siempre constante, y mi pacto con él se mantendrá fiel.

Afirmaré su dinastía y su trono para siempre, mientras el cielo exista.

»Pero, si sus hijos se apartan de mi ley y no viven según mis decretos,

si violan mis estatutos y no observan mis mandamientos,

con vara castigaré sus transgresiones y con azotes su iniquidad.

Con todo, jamás le negaré mi amor, ni mi fidelidad le faltará.

No violaré mi pacto ni me retractaré de mis palabras.

Una sola vez he jurado por mi santidad, y no voy a mentirle a David:

Su descendencia vivirá por siempre; su trono durará como el sol en mi presencia.

Como la luna, fiel testigo en el cielo, será establecido para siempre». Selah

Pero tú has desechado, has rechazado a tu ungido; te has enfurecido contra él en gran manera.

Has revocado el pacto con tu siervo; has arrastrado por los suelos su corona.

Has derribado todas sus murallas y dejado en ruinas sus fortalezas.

Todos los que pasan lo saquean; ¡es motivo de burla para sus vecinos!

Has exaltado el poder de sus adversarios y llenado de gozo a sus enemigos.

Le has quitado el filo a su espada, y no lo has apoyado en la batalla.

Has puesto fin a su esplendor al derribar por tierra su trono.

Has acortado los días de su juventud; lo has cubierto con un manto de vergüenza. Selah

¿Hasta cuándo, Señor , te seguirás escondiendo? ¿Va a arder tu ira para siempre, como el fuego?

¡Recuerda cuán efímera es mi vida! Al fin y al cabo, ¿para qué creaste a los mortales?

¿Quién hay que viva y no muera jamás, o que pueda escapar del poder del sepulcro? Selah

¿Dónde está, Señor, tu amor de antaño, que en tu fidelidad juraste a David?

Recuerda, Señor, que se burlan de tus siervos; que llevo en mi pecho los insultos de muchos pueblos.

Tus enemigos, Señor , nos ultrajan; a cada paso ofenden a tu ungido.

¡Bendito sea el Señor por siempre! Amén y amén.

Salmo 89

Salmo de Anteayer

 

Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta.

Te he visto en el santuario y he contemplado tu poder y tu gloria.

Tu amor es mejor que la vida; por eso mis labios te alabarán.

Te bendeciré mientras viva, y alzando mis manos te invocaré.

Mi alma quedará satisfecha como de un suculento banquete, y con labios jubilosos te alabará mi boca.

En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche.

A la sombra de tus alas cantaré, porque tú eres mi ayuda.

Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene.

Los que buscan mi muerte serán destruidos; bajarán a las profundidades de la tierra.

Serán entregados a la espada y acabarán devorados por los chacales.

El rey se regocijará en Dios; todos los que invocan a Dios lo alabarán, pero los mentirosos serán silenciados.

Salmo 63

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.