Ritual con velas pidiendo el amor verdadero - Curaciones Milagrosas
Poderoso ritual con velas

Ritual con velas pidiendo el amor verdadero

Poderoso ritual con velas para el amor verdadero 

Se recomienda primero despejar el lugar donde se vaya a efectuar el ritual. Luego se recorre hasta en tres ocasiones el perímetro de la sala con un incienso encendido en la mano. Caminando se abre un proceso de concentración mental, completado mediante la repetición del mantra: “Apelo al universo para que purifique mis intenciones, me guie en un justo proceder, convierta la llama de la vela en el aliado de la felicidad y el amor”.

 

Posteriormente se recomienda tomar un grupo impar de velas de no menos de 12 centímetros. Para eliminar vibraciones no deseadas e incluso para orientar su fuerza hacia nuestra demanda, nos valemos de un aceite específico.

 

Se empapa un algodón de aceite ritual y con la mano derecha se impregna cada vela, cuidando de hacerlo desde la base hacia la mecha, pues lo primero es limpiar, y cambiando de algodón, pero no de mano, en sentido contrario, pues desde arriba hacia abajo es como le añadimos el poder personal.

 

Una vez que todas y cada una de las velas estén vestidas, con una sencilla oración las consagramos al poder del universo y ya estarán listas para los rituales.

 

Para los trabajos de amor está contraindicado escribir sobre la vela el nombre de la persona amada  porque eso sería un “amarre”. Este tipo de “trabajos” conlleva una reacción kármica negativa.

 

Hay quien sugiere que la vestimenta vaya acuerdo con el ritual y que el  esfuerzo de vestir de blanco será recompensado con la celeridad en la obtención de los resultados. Una vez finalizado el ritual, hay que desprenderse de dichas ropas y volver a vestirse de modo común.

 

Algunos recomiendan darse un baño con un jabón ritualizado que refuerza la intención y completa la preparación no sólo psíquica para el acontecimiento deseado, sino también la física. ritual con velas

 

Es conveniente no tener hambre ni tampoco el estómago lleno, no haber consumido sustancias perjudiciales (alcohol, tabaco o café) e intentar evitar las preocupaciones y la angustia.

 

El altar será liso, estable, alejado de corrientes y de objetos inflamables. Se cubrirá preferentemente con una tela natural de color blanco. En él se depositarán elementos de elevado poder vibracional; según la escuela, y según las creencias del oficiante, habrá más o menos elementos. Está claro que nunca faltarán velas, pues ellas son las que canalizan la fuerza del que demanda.

 

El momento oportuno viene determinado por muchos factores como la posición de la luna o el día de la semana. La duración del proceso no tiene porqué superar el cuarto de hora. Eso sí, quien lo realice debe garantizar que no será interrumpido.

 

Es un momento de recogimiento y reflexión que puede culminar en una nueva imagen sobre lo deseado. A veces nos obstinamos en pedir algo inconveniente o inapropiado. Durante la meditación ligada al ritual esto puede revelarse y podremos así reorientar los acontecimientos hacia algo realmente positivo.

 

Los rituales son algo íntimo y merecen culminar siempre con el agradecimiento sincero y no con una actitud exigente ni  rencorosa.

 

Si no se tiene pareja se puede realizar un ritual de atracción que ayude a encontrarla. Se toman tres velas: una blanca que simboliza la pureza, una roja que significa el amor apasionado y una rosa para un amor sentimental.

 

Se escribe en un papiro las siete virtudes que debe tener la pareja soñada. Sobre cada vela se harán siete marcas que las dividirán en porciones idénticas.
En el altar colocaremos además pétalos de rosa, incienso de jazmín, de lavanda o de Reina de la noche. Las personas de tradición católica pueden ayudarse con una imagen de San Antonio de Padua. El copal diseminado en un carboncillo debería quemar sobre una superficie metálica o un quemador específico.

 

El momento de encender las velas debe ser de gran recogimiento y los primeros minutos deben ayudar a profundizar en la actitud. Como el ritual se prolonga tanto como las velas en consumirse, puede relajarse la atención, pero no descuidar la vigilancia del fuego.

 

Cuando estén prestos a consumirse los últimos gramos de cera y la vela se haya extinguido, se da las gracias por la atención prestada desde el universo.  Hay quien sugiere guardar los restos céreos,  los del carboncillo donde ha quemado del copal, los pétalos de las flores y depositarlos en las bases de una maceta.

 

Junto a un poco de azúcar que endulza y un mineral semiprecioso que devuelve a la tierra su fuerza estos restos verán las raíces de la planta que uno prefiera. Una planta en flor para los amores bellos y una planta de hoja imperecedera para los amores perennes.

 

Una vez consolidada la relación con esa persona especial, se recomienda repetir el ritual sólo con velas blancas y copal para que el amor permanezca puro y en señal de gratitud.

También te gustará:

Oración a la Mano Poderosa pidiéndole Salud, Dinero y Amor

ritual con velas

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran

alabanza por ser quien eres, por toda

tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía

para trabajar, por darnos la capacidad de

crear, de desarrollar dones y talentos,

por darnos la fuerza para ayudar y

bendecir a otros con lo que tenemos

o con lo que hacemos.

Amén.  ritual con velas


Damos gracias a Dios porque Él abre

caminos nos da su bendición en el camino,

van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni

angustia porque tenemos serenidad y

confianza en que cuando le

entregamos nuestro corazón y lo

buscamos Él extiende su bendición.

Amén. ritual con velas

Dale a "Me gusta" para recibir nuestras publicaciones en facebook

Deja un comentario

5 × uno =