Una palabra bíblica diaria para que recibas inspiración y para que tu día sea mejor.

Palabra del Día

Palabra para hoy Viernes

 

Eres importante para Dios

 

Si alguna vez te han dicho que no eres importante o que no tienes valor, no lo creas.

 

Eres tan importante que Dios envió a su único Hijo, Jesucristo, para que te salvara de las garras de la muerte y del pecado.

 

Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.

— Romanos 5:8

 

Nunca lo olvides: ¡eres muy importante para Dios!

Palabra de Ayer

 

Dios está obrando

 

No es fácil hacer el bien. A veces puedes hacer todo de forma correcta, con honestidad y buena voluntad, pero parece que nada cambia.

 

Cuando un agricultor planta las semillas puede pasar varios meses sin ver resultados, pero no deja de trabajar por eso.

 

Él sabe que debajo del suelo las plantas desarrollan raíces y que en el momento adecuado verá una gran cosecha.

 

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.
— Gálatas 6:9

 

Todo el que hace el bien será recompensado a su debido momento. Puede que no veas los resultados ahora, pero Dios está trabajando. ¡Sigue sembrando y confía en que verás buenos frutos!

Palabra de Anteayer

 

Entrega todo en las manos de Dios

 

Cuando continuamos preocupándonos por alguna cosa es porque no estamos confiando totalmente en el Señor.

 

Si tenemos un problema debemos pedir ayuda a Dios y dar lo mejor para resolverlo, pero sin preocuparnos porque la preocupación no ayuda nunca a resolver las situaciones.

 

Si quieres romper el poder de la preocupación, ora y entrega todo en las manos del Señor.

 

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.

(Filipenses 4:6)

 

Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre.

(Salmo 55:22)

 

¡Confía! Versículos para fortalecer tu confianza en Dios.

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.