Oración al Señor pidiendo Protección del Hogar
Oración al Señor pidiendo Protección del Hogar

ÚNETE A NUESTROS CANALES DE DIFUSIÓN:

   

Oración al Señor pidiendo Protección del Hogar

Señor, yo te ofrezco con humildad, mi casa.

Tú me las has dado y yo quiero

que tú mores perennemente en ella.

Porque tú estás en ella, Señor,

mi casa es un recinto sagrado.

Haz oh Señor que la llama del altar familiar

permanezca encendida cada día,

y que mis hijos aprendan aquí

en este mi humilde hogar,

a conocerte y andar

en los caminos tuyos.

Que nuestras oraciones se eleven diariamente

al trono de tu gracia, implorando la ayuda

y el sostén que todos necesitamos.

Que la luz de tu Santa Palabra nos envuelva

en su divina claridad e ilumine nuestros pasos.

Que nuestros labios prorrumpan en himnos

 

de alabanza y gratitud por las bendiciones

que de ahora en adelante tú derramarás

sobre nuestra familia.

Que la fortaleza de los cimientos

de esta casa esté en ti,

únicamente en ti Señor,

y no en ninguna otra cosa.

Que nuestros vecinos puedan ser guiados

por ti por el testimonio de las vidas

de los que nos cobijamos bajo este techo.

Que cuantos traspasen los umbrales

de esta casa sientan que llegan

a su morada de paz y de seres que se aman.

Que el amor no mengüe entre nosotros

sino que florezca y cuaje en frutos

sazonados y maduros.

Que bajo esta techumbre la voz sólo se alce

para bendecir y hablar bien de los demás.

Que nuestras puertas estén siempre abiertas

para los que han menester amistad y cariño,

pan y consuelo.

Que podamos unos a otros perdonarnos nuestras faltas,

olvidar nuestras pequeñas rencillas,

y que el sol jamás se ponga sobre nuestro enojo.

Que de esta casa, Señor,

salgamos mano con mano hacia el templo,

a rendirte la adoración que sólo tú mereces.

 

Que al despertar cada día,

nuestro primer pensamiento sea para ti,

y que cada noche al retirarnos al descanso,

lo hagamos sabiendo que tú velas nuestro sueño.

Que si la miseria, la enfermedad o la desgracia,

llegase mañana a esta casa, tan asidos estemos de ti,

mi buen Señor, que ya nada pueda abatir nuestra fe.

Señor; una vez más,

yo te ofrezco con humildad

“Mi Casa”

Amén.

 Oración al Señor pidiendo Protección del Hogar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer click en Aceptar , aceptas el uso de estas y el procesamiento de tus datos. Aviso Legal  Política de Privacidad    Ver
Privacidad