Oración pidiendo romper todo tipo de Mal

Oración pidiendo romper todo tipo de Mal
Oración pidiendo romper todo tipo de Mal

Disolución de maldiciones y protección divina

Esta poderosa oración está diseñada para romper y disolver cualquier maldición, hechizo o influencia espiritual negativa que pueda afectar nuestra vida, la de nuestros seres queridos o nuestras posesiones. Al recitarla, invocamos el poder de Jesucristo, la Santísima Trinidad y los santos arcángeles para que nos protejan y liberen de toda forma de mal.

Liberación de pecados y herencias espirituales

Mediante esta oración, nos desligamos de los pecados y las influencias negativas de nuestras generaciones pasadas, reclamando la protección y la purificación que provienen de la Cruz de Jesucristo. Pedimos que su preciosa Sangre nos libre de las consecuencias espirituales de los errores cometidos por nuestros antepasados y que seamos liberados de cualquier cadena generacional de pecado.

Protección y aislamiento espiritual

Al colocar la Cruz de Jesucristo entre nosotros y nuestras generaciones pasadas, solicitamos que toda comunicación negativa sea filtrada a través de la Sangre Preciosa de Jesús. Esto nos asegura que solo la luz, la verdad, el amor y la paz de nuestro Señor Jesucristo tengan cabida en nuestras vidas, alejando cualquier influencia maligna.

Intercesión de los Santos Arcángeles y Ángeles

Invocamos la ayuda y la protección de los Santos Arcángeles, especialmente del Arcángel San Miguel, para que nos iluminen, nos protejan con sus alas y nos defiendan con su espada y escudo. Confiamos en su poderosa intercesión para resguardarnos de todo mal y mantenernos seguros bajo la custodia divina.

Conclusión y rendición al misterio divino

Concluimos esta oración entregándonos al misterio del Santo Espíritu y recibiendo con respeto y reverencia su sellamiento, cubrimiento y protección. Agradecemos a Jesucristo por su sacrificio redentor y por ser nuestra sabiduría, justicia y santificación. Amén.

Beneficios de la práctica

Rezar esta oración diariamente proporciona una poderosa protección espiritual y libera de ataduras generacionales y maldiciones. La confianza en el poder de Jesucristo y la intercesión de los Santos Arcángeles brindan fortaleza y seguridad en medio de las adversidades espirituales.

Oración pidiendo romper todo tipo de Mal

Jesucristo nuestro Señor,

por la gracia de Dios,

con el poder de la Sangre

del Cordero de Dios,

de sus gloriosas Llagas y

de su Santa Cruz.

 

Con el poder absoluto y total

de la Santísima Trinidad;

con la fuerza y el poder

del Espíritu Santo,

con el poder de la Virgen María;

y con el poder de los Santos Arcángeles

san Miguel, san Gabriel y san Rafael,

de nuestro Santo Ángel de la Guarda

y de la Corte Celestial:

Rompo y disuelvo cada maldición,

embrujo, sello, hechizo, brujería,

vinculo, trampa, lazo, ardid,

mentira, escollo, obstáculo, decepción,

desviación o distracción,

influencia o cadena espiritual,

y todo deseo de ruina o mal,

así como cada enfermedad

de nuestro cuerpo,

alma y mente, que haya sido

conjurada sobre mí,

sobre mis seres queridos,

sobre mis pertenencias,

o sobre cualquier cosa

que pueda hacerme daño,

por los pecados o equivocaciones,

de mis generaciones pasadas.

 

En nombre de Jesucristo, el Señor,

por el poder de sus Gloriosas Llagas

y de su Santa Cruz,

rompo y disuelvo toda cadena d

e pecados de soberbia,

lujuria, envidia, codicia, gula, pereza o ira

cometidos por mis padres, mis abuelos,

mis bisabuelos, mis tatarabuelos

y todas las demás generaciones

hasta la primera

que esté consignada

en el libro de la vida,

que me estén afectando

a mí en mi proceder

o en mi vida espiritual o social,

y le pido a Nuestro Señor Jesús

que ponga un dique

con su preciosísimo Cuerpo y Sangre

que impida que los delitos,

culpas y castigos que hayan merecido

mis antepasados me puedan afectar

a mi o a mi futura descendencia.

 

Ahora coloco la Cruz de Jesucristo

entre mi persona y todas las generaciones

de mi árbol genealógico,

y reclamo en nombre de Jesucristo

que no haya comunicación directa

entre las generaciones que hayan

obrado mal en el pasado y mi persona,

ni con la de mis seres queridos ni mis pertenencias.

 

Toda comunicación se filtrará

a través de la Sangre Preciosa de Jesús,

la cual reclamamos descienda sobre

nosotros, nos impregne,

nos rodee y nos aísle de tal modo,

que ahuyente lejos de nosotros

a todo espíritu inmundo que

quiera perturbarnos a toda fuerza

o influencia que tenga origen en ellos.

 

Que en nosotros solo haya

cabida para la luz,

la verdad, el amor y la paz

de nuestro señor Jesucristo.

 

María Inmaculada de la

Medalla Milagrosa,

revísteme de la luz, poder,

unción, fuerza de tu fe.

 

Padre Eterno,

por favor ordena a los Santos Arcángeles,

Ángeles y a todos los Santos

que nos asistan de ahora en adelante,

gracias Jesús por tu Sangre y por tu Vida

y por ser mi sabiduría, mi justicia,

mi santificación, y mi redención.

 

Y me rindo al misterio de

tu Santo Espíritu

y recibo con respeto y reverencia

tu verdadero sellamiento,

cubrimiento y protección.

 

Oh San Miguel Arcángel,

con tu luz ilumínanos,

con tus alas protégenos

y con tu espada y escudo, defiéndenos.

 

Amén.

 

Rezar el Credo y la Salve.

 

 Oración pidiendo romper todo tipo de Mal