Oración a Santa Ana pidiendo La Protección Y Gracia de los Hijos

Oración a Santa Ana pidiendo La Protección
Oración a Santa Ana pidiendo La Protección

Oración a Santa Ana pidiendo la protección y guía de los hijos. Reza esta poderosa oración a Santa Ana, patrona de las familias cristianas, para encomendar la protección y guía de tus hijos. Pídele que los bendiga, los proteja del mal y los guíe por el camino de la fe. Confía en su intercesión y en su ejemplo de virtud y paciencia en la crianza de los hijos.

Encomienda a Santa Ana por la protección y guía de los hijos

La oración a Santa Ana es un acto de encomienda y confianza en la protección y guía de los hijos. Al recitar esta oración, se busca la intercesión de Santa Ana, patrona de las familias cristianas, para que vele por el bienestar espiritual y temporal de los hijos, reconociendo que son un regalo de Dios.

Consagración de los hijos a la voluntad divina

Se expresa la voluntad de aceptar la disposición de la Divina Providencia para los hijos, reconociendo que pertenecen a Dios. Se solicita a Santa Ana que los bendiga y proteja, no buscando privilegios excepcionales, sino consagrando sus almas y cuerpos para preservarlos de todo mal y conducirlos por el camino de la fe.

Súplica por la formación espiritual y moral de los hijos

La oración incluye una petición ferviente por la formación espiritual y moral de los hijos, implorando a Santa Ana que imprima en sus corazones el horror al pecado, los aparte del vicio y los preserve de la corrupción. Se busca que vivan conforme a la voluntad de Dios y desarrollen sentimientos cristianos, inspirados en el ejemplo de amor a Dios de la Virgen María.

Petición de paciencia y virtud para los padres

Se recurre a Santa Ana como modelo de paciencia y se solicita la virtud de sufrir con amor y paciencia las dificultades que surjan en la crianza de los hijos. Se pide su bendición para los padres, buscando fortaleza y bondad para guiar a sus hijos por el camino correcto.

Oración a Santa Ana pidiendo La Protección Y Gracia de los Hijos

Gloriosa Santa Ana,

Patrona de las familias cristianas,

a Ti encomiendo mis hijos.

Se que los he recibido de Dios y que a

Dios les pertenecen por tanto te ruego me

concedas la gracia de aceptar lo que

su Divina Providencia disponga para ellos.

Bendíceles oh Misericordiosa Santa Ana,

y tómalos bajo tu protección.

No te pido para ellos privilegios excepcionales;

sólo quiero consagrarte sus almas y sus cuerpos,

para que preserves ambos de todo mal.

A Ti confío sus necesidades temporales

y su salvación eterna.

Imprime a sus corazones,

mi buena Santa Ana,

horror al pecado;

apártales del vicio;

presérvales de la corrupción;

conserva en su alma la fe,

la rectitud y los sentimientos cristianos;

y enséñales,

como enseñaste a Tu Purísima Hija

la Inmaculada Virgen María,

a amar a Dios sobre todas las cosas.

Santa Ana, Tu que fuiste Espejo

 

de Paciencia, concédeme la virtud

 

de sufrir con paciencia y amor las

 

dificultades que se me presenten

 

en la educación de mis hijos.

 

Para ellos y para mí, pido

 

Tu bendición, oh Bondadosa

 

Madre Celestial.

 

Que siempre te honremos,

 

como a Jesús y María;

 

que vivamos conforme a la

 

voluntad de Dios; y que después

 

de esta vida hallemos la

 

bienaventuranza en la otra,

 

reuniéndonos Contigo en

 

la gloria para toda la eternidad.