Oración a la Virgen María Auxiliadora pidiendo un Milagro
Oración, la Virgen María Auxiliadora

Oración a la Virgen María Auxiliadora pidiendo un Milagro

 

la Virgen María Auxiliadora

Que tu Bendición santísima

permanezca en mi noche y día,

en la alegría y en la tristeza,Oración, la Virgen María Auxiliadora

en el trabajo y en el descanso,Oración, la Virgen María Auxiliadora

en la salud y en la enfermedad,Oración, la Virgen María Auxiliadora

en la vida y en la muerte y

durante la eternidad.Oración, la Virgen María Auxiliadora

 

OH Bendición de María Auxiliadora,

dichoso quien te la pide,

recibe y guarda,Oración, la Virgen María Auxiliadora

y después de obtenerla

aquí en la tierra la lleve

a su último suspiro como prenda

de vida eterna.

 

(HACER LA PETICIÓN)

 

Nuestro Auxilio esta en el nombre

del Señor que hizo el cielo y la tierra.

 

Virgencita María Auxiliadora,

acompañame en mis viajes,

en mis trabajos, y protégeme

de males y enfermedades.

 

María Auxiliadora,

Dame tu santísima Bendición,

Tu y Tu Santo Hijo,

para mi y para cada uno

de mis familiares,

en este día y todos los

días de mi vida.

 

Amén.

 

También te gustará:

Oración a la Piadosa Virgen María Pidiendo Protección y Abundancia

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran alabanza por ser quien eres.

Por toda tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía para trabajar, por darnos la capacidad de crear, de desarrollar dones y talentos.

Para darnos la fuerza para ayudar y bendecir a otros con lo que tenemos o con lo que hacemos.

Amén.


Damos gracias a Dios porque Él abre caminos nos da su bendición en el camino.

Van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni angustia porque tenemos serenidad y confianza.

Le entregamos nuestro corazón y lo buscamos.

Él extiende su bendición.

Amén.


Señor, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,

valor para cambiar las que sí puedo y sabiduría para conocer la diferencia;

viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez;

aceptando las adversidades como un camino hacia la paz;

creyendo que Tú harás que todas las cosas estén bien si yo me entrego a tu voluntad;

de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida e increíblemente feliz.

Contigo en la siguiente.

Amén.

Deja un comentario