Oración de la noche para hoy Viernes

 

Amado Dios, en esta noche que apenas

comienza me acerco hasta Ti para darte

gracias por un día más que pasé delante

de tu presencia, por todo tu amor,

por tus cuidados y tus bendiciones.

 

Gracias por cada momento vivido,

por todo lo que pude lograr en esta

jornada, por las personas con las

que compartí, gracias por los nuevos

recuerdos, por la semilla sembrada y

por la hermosa promesa de que

cada nuevo día será más feliz,

próspero y bendecido.

 

Gracias también por haber cuidado de

mí y de mi familia, por darnos el regalo

de la vida, por darnos salud y un techo

seguro bajo el cual descansar, por haber

estado presente en cada una de nuestras

actividades y por tomar nuestra mano en

cada día y llevarnos por caminos

de aprendizaje, alegría y bonanza.

 

Padre celestial, antes de ir a descansar

uiero entregarte mi vida, mi hogar y

quiero pedirte que seas Tú el escudo

protector que nos libre de todo mal y peligro.

 

Te suplico que nos des un buen descanso

y un dulce sueño, que tus brazos sean las

cálidas cobijas que nos resguardan y que

tu mirada bondadosa nos vigile a cada

momento, liberándonos del enemigo

malvado y los peligros de la noche.

 

Y mañana, cuando los rayos del sol y el

trinar alegre de las aves anuncien la

llegada de un nuevo día, te pido que

seas Tú iluminando nuestro camino

y dándonos la paz que sosiega,

la sabiduría que precisamos

y el amor que merecemos.

 

Amado Dios, gracias por escuchar mi

oración y atender mis clamores.

 

Te pido que en esta noche seas Tú

anulando toda palabra de envidia

o de rencor, que te hagas presente

en mi vida y que mañana me

permitas vivir un nuevo día

de triunfos, conquistas, regocijo

y bendición, Amén.

 

Hacer esta oración con gratitud te

permitirá acércate a Dios para

expresarle lo feliz que te hace su

sublime compañía, su dirección,

su bendición y pedirle que sea Él

protegiéndote en esta noche y

dándote un buen descanso junto

a tu familia y a las personas que amas.

 

Confía, pues Dios siempre cuida de ti,

Él protegerá esta noche y mañana

continuará contigo ayudándote

alcanzar tu metas, tu alegría y tu bienestar.

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.