Oración diaria. El Señor es mi pastor; nada me falta.En verdes me hace
Oración diaria. El Señor es mi pastor

Oración diaria. El Señor es mi pastor; nada me falta.

Oración diaria. El Señor es mi pastor; nada me falta.

Oración diaria. El Señor es mi pastor

El Señor es mi pastor; nada me falta. En verdes praderas me hace descansar, a las aguas tranquilas me conduce, me da nuevas fuerzas y me lleva por caminos rectos, haciendo honor a su nombre. Sal 23:1-3

Padre celestial, te damos gracias porque nunca debemos sentirnos abandonados.

Te damos gracias porque nos guías y conduces con tu diestra.

Te damos gracias por todo lo que hemos recibido de tu bondad, el cuidado a nuestros cuerpos, por nuestras necesidades materiales y por nuestra espiritualidad.

¡Te alabamos, oh Dios! Oramos para que continúes guiándonos.

Continúes trabajando entre nosotros, para poder ver y comprender que el Buen Pastor nos está guiando.

Amén.

Señor, en tus manos dejo cada una de mis obras del día de hoy, por favor guía mis acciones y ayúdame a alcanzar mis propósitos, aleja al enemigo mal intencionado de mi vida y permíteme avanzar por caminos de alegría y bendición.

Mi vida y mis más grandes anhelos están bajo tu cuidado, porque confío en ti, confío en tus promesas y porque sé que Tú has de cumplir tu palabra en mi vida, Amén.

Bebe esto a las 8 de la mañana y eliminarás toda la grasa del estómago

Ella mete sus pies en agua con hielo antes de dormir, cuando sepas la razón vas a querer hacerlo esta noche

Oración a San Judas Tadeo. Petición de Abundancia.

Oración de Petición a San Antonio de Padua

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran

alabanza por ser quien eres, por toda

tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía

para trabajar, por darnos la capacidad de

crear, de desarrollar dones y talentos,

por darnos la fuerza para ayudar y

bendecir a otros con lo que tenemos

o con lo que hacemos.

Amén.


Damos gracias a Dios porque Él abre

caminos nos da su bendición en el camino,

van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni

angustia porque tenemos serenidad y

confianza en que cuando le

entregamos nuestro corazón y lo

buscamos Él extiende su bendición.

Amén.

Deja un comentario