Oración diaria para hoy Jueves

Oración diaria

Descubre cómo la oración matutina al comenzar el día te permite conectarte profundamente con lo divino, nutriendo tu alma con gratitud y confianza en la guía amorosa de Dios. Experimenta la renovación espiritual y encuentra fortaleza para enfrentar los desafíos diarios con esperanza y serenidad…

Oración diaria

Amado Dios, creador del cielo

y de la tierra, dueño de mi ser,

de mi alma y mi corazón.

 

El cielo se viste de azul anunciando

una nueva mañana y con los

primeros rayos del sol yo me

acerco hasta Ti para darte

gracias por todas las hermosas

bendiciones y regalos que

Tú le das a mi vida.

Oración diaria

Padre celestial, gracias por tu

presencia y tu compañía,

pues solo en Ti encuentro el

alivio para mis tristezas,

solo Tú calmas mi ansiedad

y solo en tu bendito refugio

mi alma está tranquila.

 

Es por eso Señor que hoy acudo a Ti,

para humildemente poner en tus

manos todo lo que tengo,

todo lo que soy y todo lo que amo:

mi vida, mi hogar,

mi familia y mis amigos.

Oración diaria

Por favor avívanos en cada jornada,

escucha nuestras suplicas,

danos tu paz y tu fuerza.

 

Por favor transforma el desaliento

en esperanza, la angustia por gozo,

la enfermedad por salud y las

necesidades por bendiciones

y abundancia.

 

Te pido que nos acompañes en este

y en cada día de nuestra vida,

guía nuestras actividades,

apártanos del peligro,

del enemigo, de las injusticias

y líbranos siempre de todo mal.

 

De nuestra parte daremos siempre

lo mejor de nosotros con una

constancia infatigable y al mismo

tiempo confiaremos en Ti y en

tu voluntad, porque tus tiempos

son perfectos y tus planes son

maravillosos y aquellos que me

quieren ver caer tendrán que ver

como Tú me tomas en tus brazos,

me avivas, me salvas y me bendices.

 

Señor, si en mi vida tuviera un solo

deseo sería que Tú siempre estuvieras

a mi lado, porque tu presencia

me sustenta y me refresca.

 

Amado Dios, creo en Ti y en Ti

espero con fe; gracias por escuchar

mi oración, por tu amor y por

tu infinita misericordia.

 

Amén.

 

Reconocimiento y agradecimiento divinos al amanecer

En los primeros destellos del alba, nos acercamos a Dios con corazones rebosantes de gratitud, reconociendo Su grandeza como el Creador del cielo y la tierra. Agradecemos por las innumerables bendiciones que colman nuestras vidas, manifestando así nuestra humilde devoción.

Refugio y consuelo en Su presencia

En la quietud de la mañana, encontramos refugio en la presencia reconfortante de Dios. En Él hallamos el bálsamo para nuestras penas y la serenidad para nuestras preocupaciones. Su amor nos envuelve, brindándonos consuelo y fortaleza para enfrentar el día.

Confianza plena en Su cuidado providencial

Con un corazón confiado, depositamos nuestras vidas y preocupaciones en las manos amorosas de Dios. En Su providencia encontramos seguridad y paz, sabiendo que Él nos guía con sabiduría y nos sustenta con Su inagotable amor.

Petición de guía y protección divina

Con humildad, pedimos a Dios que nos guíe y proteja en nuestro caminar diario. Imploramos Su dirección en cada paso que damos, confiando en Su poder para conducirnos por sendas de luz y liberarnos de todo mal.

Confianza en los misterios de Su plan divino

Aunque los designios de Dios puedan resultar misteriosos para nosotros, confiamos en Su sabiduría y bondad infinitas. Reconocemos que en cada experiencia, Él nos conduce con amor hacia un propósito mayor, llenándonos de esperanza y confianza.

Anhelo por la presencia eterna de Dios

Nuestros corazones anhelan la presencia continua de Dios en nuestras vidas, reconociendo que Él es nuestro apoyo constante. Con fe inquebrantable, enfrentamos cada nuevo día, sabiendo que en Su amor eterno encontramos fuerza y ​​esperanza.

Conclusión: Renovación espiritual en la oración matutina

La oración matutina no solo fortalece nuestra relación con Dios, sino que también renueva nuestro espíritu, infundiéndonos gratitud, confianza y esperanza para enfrentar los desafíos de la vida con valor y determinación.