Oración a la Santa Chimenea pidiendo alejar a quien interfiera en tu Amor

Oración a la Santa Chimenea pidiendo aleja
Oración a la Santa Chimenea pidiendo aleja

Descubre el significado y la práctica de la Oración a la Santa Chimenea, una invocación tradicional para protegerse de conflictos y buscar justicia.

Oración a la Santa Chimenea

 

OH Santa Chimenea,

Santa Chimenea

madre de San Judas Iscariote,

 

no quiero paz ni

 

Amistad de Fulana,

 

que todo sea guerra y derrota

 

con las once mil Ví­rgenes;

 

con tus agudí­simos siete clavos,

 

dámele siete clavados;

 

Con tus siete escobas,

 

dámele siete escobazos;

 

y  las siete agujas,

 

Dámele siete agujazos;

 

con tus siete rejos,

 

dámele siete regazos,

 

con las siete chiveras de filo,

 

cázame santa Chimenea,

 

chamelo y guí­ame sus pasos

 

hasta llegar hasta mí,

 

que no tenga Paz ni tranquilidad su ser

 

hasta que no llegue a mi casa

 

gustoso a mi poder.

 

Amén.

 

Invocando a la Santa Chimenea

La Oración a la Santa Chimenea es una invocación peculiar y tradicional que se dirige a esta figura mística, madre de San Judas Iscariote. Aunque poco común y no reconocida por la Iglesia, algunas personas recurren a esta oración en momentos de conflicto o para protegerse de personas que les han causado daño. Esta oración se caracteriza por su lenguaje simbólico y su enfoque en la venganza.

La Petición de Protección y Justicia

En esta oración, se pide a la Santa Chimenea que intervenga en una situación conflictiva, invocando diversos elementos simbólicos como clavos, escobas y agujas para infligir daño a la persona en cuestión. Se busca que esta persona no encuentre paz ni tranquilidad hasta que llegue a quien recita la oración, y que finalmente se someta a su voluntad. Es una expresión de deseo de justicia y protección ante situaciones adversas.

Reflexión sobre la Oración y su Uso

Es importante considerar el contexto y la intención detrás de esta oración, así como sus posibles consecuencias. Si bien puede surgir de un deseo comprensible de protección o justicia, recurrir a la venganza o a prácticas espirituales negativas no es recomendable. Es fundamental buscar la paz interior y resolver los conflictos de manera constructiva, buscando el perdón y la reconciliación en lugar de la retaliación.

La Importancia de la Paz Interior y el Perdón

Aunque la Oración a la Santa Chimenea pueda despertar sentimientos de ira o deseo de venganza, es importante recordar los valores cristianos de perdón, compasión y amor al prójimo. La verdadera paz y tranquilidad provienen de cultivar una actitud de perdón y comprensión hacia quienes nos han hecho daño, liberándonos así de la carga del rencor y la amargura.

La Reflexión sobre las Prácticas Espirituales

Es fundamental reflexionar sobre nuestras prácticas espirituales y la intención detrás de ellas. Si bien es natural sentirnos afectados por situaciones difíciles y desear protección o justicia, es importante canalizar esos sentimientos de manera positiva. En lugar de recurrir a la venganza o la malicia, podemos buscar soluciones pacíficas y constructivas que promuevan la reconciliación y el perdón.

El Camino hacia la Sanación y la Paz Interior

El perdón no siempre es fácil, pero es un camino hacia la sanación y la paz interior. Al liberarnos del resentimiento y la amargura, podemos experimentar una sensación de liberación y renovación espiritual. Al practicar el perdón, no solo beneficiamos a los demás, sino también a nosotros mismos, liberándonos del peso emocional que conlleva el deseo de venganza.

Una Invocación a la Misericordia y la Compasión

En lugar de buscar dañar a quienes nos han hecho daño, podemos invocar la misericordia y la compasión divinas tanto para ellos como para nosotros mismos. Al elevar nuestras intenciones hacia la luz y el amor, abrimos el camino para la reconciliación y la restauración de las relaciones fracturadas. Que la oración sea una herramienta para buscar la paz y la armonía en lugar de la discordia y la enemistad.

 

Dejar SEO abajo o algo blanco