Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios

 

Devocional para hoy Viernes

 

Vence las dificultades y las pérdidas

Pero Dios, que consuela a los abatidos, nos consoló con la llegada de Tito, y no solo con su llegada, sino también con el consuelo que él había recibido de ustedes.

Él nos habló del anhelo, de la profunda tristeza y de la honda preocupación que ustedes tienen por mí, lo cual me llenó de alegría.
(2 Corintios 7:6-7)

¿Has pasado alguna vez por una fase en la que parecía que llovían problemas por todos lados? Las olas y las tempestades intentaban robar toda la paz y la alegría que tenías. Cuando por fin lograbas respirar tranquilo después de un problema, surgía otro.

Más noticias, más desgaste y decepción. Tal vez estés pasando por momentos así ahora mismo. Ten fe: Dios tiene para ti el consuelo que necesitas.

A veces nos llegan tantas aflicciones o adversidades que nuestro corazón se siente triste y abatido. El apóstol Pablo también pasó por momentos de gran aflicción, persecuciones, necesidades, angustias.

Pero él confiaba en el cuidado de Dios y en el consuelo que el Espíritu Santo trae por medio de la Palabra de Cristo. ¡Confía y busca al Señor!

Dios concede consuelo al corazón abatido que busca refugio en él. En medio de grandes o pequeñas pérdidas y decepciones podemos contar siempre con su gracia y su consuelo.

Dios tiene consuelo para ti

Cuando estés pasando por una fase amarga de decepciones, pérdidas y aflicciones, no temas ni te desanimes: ¡Dios está contigo!

Confía en Dios de todo corazón y entrégale a él tus problemas.

Todos estamos sujetos a pasar por tiempos de crisis y de aflicción. La diferencia del que tiene a Cristo en su vida es que nunca está solo.

Recuerda que esto es solamente una fase difícil. Ten fe de que todo pasará y podrás alabar a Dios por la victoria al final de todas esas luchas.

Si te encuentras cansado, triste o abatido encuentra el ánimo y el consuelo necesarios en la Palabra de Dios. Léela con confianza y fe.

Dios también nos envía consuelo a través de otras personas. Presta atención y recibe el cuidado y el amor de Dios.

Para orar:

Señor Dios, ¡he enfrentado tantas situaciones difíciles! Todas estas tormentas, una tras otra, es algo difícil de soportar. Ayúdame por tu gracia y tu bondad. No me dejes mirar atrás.

Ayúdame a continuar firme en tu presencia. Consuela mi corazón y fortalece mi fe en tu Palabra. Gracias por la familia, los hermanos y los amigos que están a mi lado ayudándome a soportar. Yo te alabo y te doy gracias porque eres fiel. En el nombre de Jesús, amén.

Devocional de Ayer

El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros

Sí, el Señor ha hecho grandes cosas por nosotros, y eso nos llena de alegría.
– Salmo 126:3

A veces estamos tristes con la sensación de que nada progresa en nuestra vida. Vemos las situaciones y todo parece estancado. Pero si miramos bien, podemos ver y reconocer todas las cosas que el Señor ya ha hecho.

Una buena manera de apartar la tristeza y alegrarnos es reconocer todo lo que Dios ya ha hecho por nosotros. Además de ayudarnos a ser sinceros con nosotros mismos nos lleva a reconocer lo que Dios ha hecho en nuestras vidas y nos acerca a los brazos del Padre.

De la misma forma en que a nosotros nos gusta que nos reconozcan cuando hacemos algo, Dios también espera que reconozcamos sus hechos y lo que él hace por nosotros.

Mientras más agradecemos menos reclamamos. Y mientras más nos alegramos en el Señor más nos fortalecemos.

Hagamos este ejercicio de gratitud y gocémonos en lo que el Señor hace.

Alégrate en el Señor y fíjate en lo que ha hecho:

Recuerda todo lo que el Señor ha hecho en tu vida. Recuerda todas las cosas o situaciones de las que Dios te ha librado.

Antes de pedir cualquier cosa, da gracias a Dios. Nuestra confianza en Dios crece cuando reconocemos lo que él ya ha hecho.

Cultiva un corazón agradecido. Cuando aprendemos a agradecer a Dios aprendemos a agradecer a las personas.

Para orar:

Señor Jesús, hoy quiero agradecerte por todas las cosas que has hecho en mi vida. ¡Cuántas bendiciones, cuánta liberación! Sin tu favor no estaría donde estoy. Confío en ti y sé que cuando tú obras nadie lo puede impedir. ¡Cuántas cosas has hecho por mí! Por esto hoy estoy alegre. Gracias, Padre amado. Amén.

Devocional de Anteayer

 

Los planes de Dios son más grandes que los tuyos

Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!
(Isaías 55:9)

Muchas veces no comprendemos por qué suceden ciertas cosas en la vida. No siempre conseguimos percibir el cuadro completo con todos los detalles del propósito de Dios en las situaciones. Eso es así porque sus caminos son infinitamente más grandes que los nuestros.

Dios no destruyó al ejército egipcio cuando los israelitas estaban acorralados delante del mar Rojo. El Señor no sacó a Daniel del foso de los leones como nosotros habríamos hecho. Él tampoco apagó las llamas del horno de fuego donde echaron a Sadrac, Mesac y Abednego.

En vez de hacer eso, Dios cumplió su propósito maravilloso abriendo el mar Rojo, protegiendo a Daniel en el foso y caminando con los 3 amigos dentro del horno.

Dios conoce el fin desde el comienzo

¡Cree solamente! Aunque no entiendas todo lo que acontece, confía que Dios es soberano. Él sabe lo que hace.

Ora entregando tu vida en las buenas manos de aquel que creó todo el universo. Él es el Dios de milagros y sabe lo que es mejor para ti.

Descansa en Dios. Las aguas revueltas, la fuerza de los leones y el fuego abrasador no son problemas para el Dios que los creó. Él tiene el control de todas las cosas y cuida de ti.

Para orar:

Señor Dios, tú eres Señor en los cielos y en la tierra. Yo confío en ti, Padre amado.

Ayúdame a entender que tus caminos son mayores que los míos y que tu entendimiento de todo es mucho más grande que el que yo tengo. Enséñame a creer y a esperar en ti todos los días. Gracias por tu buen propósito para mi vida. Amén.

Qué es el Devocional diario

 

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual.

Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario
Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.
Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.
Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.
Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.
Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.
¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.