Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios

Devocional diario

Devocional para hoy Sábado

 

¡Dios te cuida! Exáltalo a tiempo y fuera de tiempo

Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.
(1 Pedro 5:6-7)

Dios es poderoso y soberano. Nada acontece en este mundo sin que él tenga conocimiento de ello. Al enfrentar nuestras dificultades nos damos cuenta de lo frágiles que somos. ¿Quiénes somos nosotros frente a la poderosa mano de Dios?

A pesar de lo pequeños que somos Dios nos ama grandemente. Él nos amó antes que todo. Él entregó a su único Hijo por nosotros. Él escogió amarnos y dar una perspectiva de redención. Cuando reconocemos lo que Dios hizo recibimos aun más provisión de parte de él.

No reconozcas el poder de Dios solo cuando te encuentras en medio de dificultades. Él quiere recibir tu reconocimiento también cuando todo va bien. Los momentos difíciles vendrán y es por eso que es importante que busques a Dios a «tiempo y fuera de tiempo».

Cuando buscamos la presencia del Espíritu Santo y leemos la Palabra de Dios fortalecemos nuestra unión con el Padre. Exáltalo a su debido tiempo y cuando sea el momento correcto Él te exaltará.

Exalta a Dios a tiempo y fuera de tiempo

Busca a Dios a través de su Palabra. Leer la Biblia edifica nuestra alma y nuestro entendimiento.

Dedica un momento para la oración. Expresa tu gratitud, presenta tus angustias. Dios quiere oírte.

Habla sobre lo que Dios ha hecho en tu vida y lo que has aprendido con él. Cuando hablamos de Dios reconocemos sus hechos.

Para orar:

¡Señor Dios, tú eres soberano! Tú reinas sobre todas las cosas y no hay nada demasiado difícil para ti. Mi vida está en tus manos y es por eso que me siento protegido y amado por ti. Muchas gracias, Padre. Amén.

Devocional de Ayer

 

Aprende a descansar con Dios

Por consiguiente, queda todavía un reposo especial para el pueblo de Dios; porque el que entra en el reposo de Dios descansa también de sus obras, así como Dios descansó de las suyas.
(Hebreos 4:9-10)

Todos vivimos días super ajetreados, llenos de actividades y de mucho trabajo. Cuando pensamos en descanso solo lo relacionamos con el período de las vacaciones anuales el cual a menudo llenamos también con diferentes tipos de trabajos.

Pero pensemos, ¿no nos mandó Dios a descansar? ¿Estamos cumpliendo con esto? La Biblia nos habla del descanso, esto es un hecho. Creamos o no en guardar el sábado debemos, como hijos de Dios, escuchar lo que él nos dice: ¡descansa!

Aun siendo Dios (y sin necesitar descansar), el Señor del universo nos dio ejemplo descansando al finalizar su trabajo de la creación. Socialmente tenemos el sábado o el domingo destinado para descansar.

Pero hay un sinnúmero de actividades que convierten muchas veces al fin de semana en uno tan agotador como los días de entre semana. Nuestro descanso espiritual está en Cristo, pero el descanso físico también necesita ser parte de nuestra agenda. Descansa con Dios y disfruta de fuerzas renovadas y aliento para el camino…

Aprende a descansar con Dios

La necesidad de actividad constante es un vicio que afecta a muchas personas. Si este es tu caso, ora y pídele perdón a Dios.

Considera separar un día a la semana para descansar. Aprovecha ese tiempo para estar en comunión con Dios (oración, lectura bíblica, alabanza), con la familia, con los amigos y para tener tiempo de ocio personal.

El descanso es esencial para renovar las fuerzas y el ánimo. Aprovecha para dar una pausa a las actividades diarias, renovar la mente y robustecer la fe con el uso de la

Palabra de Dios. Haz un plan de lectura y estudia más la Biblia.

Aprovecha el tiempo de descanso para reposar y relacionarte con la naturaleza y con otras personas. No permanezcas demasiado tiempo mirando las pantallas (el celular, la computadora o la televisión).

El otro extremo puede viciar también: ¡cuidado con la vagancia! Aprovecha bien el tiempo de forma equilibrada y con sabiduría.

Para orar:

Señor Dios, perdóname si no he destinado suficiente tiempo para descansar. Con bastante seguridad debe ser por eso que me he sentido con tanto cansancio y estrés últimamente…

Necesito depender más de ti, reconocer que tú nos das tiempo suficiente para vivir una vida equilibrada. Ayúdame a hacer un buen uso del tiempo de vida que tú me das.

Quiero disfrutar las cosas buenas que nos has dado, pasar tiempo contigo, disfrutar momentos de calidad con mi familia y descansar físicamente. Ayúdame a obedecer tu Palabra trabajando de forma eficiente y descansando como tú nos enseñaste. En el nombre de Jesús, amén.

Devocional de Anteayer

 

Cómo agradar a Dios

En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.
– Hebreos 11:6

¿Cuál es el primer paso para agradar a Dios? ¿Piensas que es parar de pecar? ¿O quizás hacer algo muy bueno? ¿O seguir al pie de la letra todas las reglas? ¡No! Lo primero es creer. Sin fe ninguna de esas cosas agrada a Dios.

La verdad es que por tus propias fuerzas no conseguirás hacer nada para agradar a Dios o para merecer su favor. Solamente la fe en Jesús salva. Necesitas creer que Jesús hará la transformación dentro de ti. Dios solo quiere que creas que él existe y que tiene poder para salvarte y para transformar tu vida. Cuando crees eso Dios guía tu vida para que vivas de la manera que a él le agrada.

Fortalece tu fe:

Si todavía no has dedicado tu vida a Jesús, declara tu fe en Jesús hoy y decide seguirle por el resto de tu vida.

La fe viene por oír el mensaje de Cristo. ¡Lee la Biblia!

Reúnete con otros cristianos para oír y compartir todo lo que Dios ha hecho en cada uno.

Para orar:

Dios, yo creo que tú existes y que me amas. Creo que enviaste a Jesús para salvarme y para darme la vida eterna. Quiero vivir para agradarte. Por favor, ven a transformar y a guiar mi vida para que yo pueda vivir para agradarte. Ayúdame a tener más fe en ti y a confiar todas las áreas de mi vida en tus manos. En el nombre de Jesús, amén.

Qué es el Devocional diario

 

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual.

Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario
Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.

Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.

Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.

Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.

Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.