Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios

Devocional diario

Devocional para hoy Martes

 

Jesús nos hace libres

Así que, si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.
(Juan 8:36)

La agenda apretada, esa rutina ajetreada del día a día, no nos deja darnos cuenta de cuán presos estamos. Pero la verdadera prisión no es la que nos limita el espacio, los horarios, los compromisos o los afanes diarios.

Hay cadenas mucho más fuertes que pueden estar aprisionando el alma, la mente y el carácter de las personas, cautivándolas y atrapándolas.

¿Alguna vez has intentado abandonar un mal hábito o vicio (mentira, robo, egoísmo, adulterio, drogas, etc.) y no lograste hacerlo solo? ¿Te has sentido condicionado a hacer cosas que no te gustaría hacer y por eso te has sentido avergonzado?

La Biblia nos dice que todo ser humano es prisionero del pecado. Por más que intente deshacerse solo de esas ataduras no lo conseguirá. Solamente Jesucristo puede romper las cadenas que nos atan cuando nos volvemos a él arrepentidos y con fe para seguirlo.

Así que, cuando él nos liberta esto es un hecho: ¡nunca más seremos esclavos del pecado! Cuando decides conocer más a Jesús recibes una nueva vida y encuentras la verdadera libertad en Cristo.

Lo que puedes hacer hoy para ser libre en Cristo:

Si reconoces un hábito como pecado, arrepiéntete, confiésalo y abandona esa práctica.

Ora pidiendo al Señor que te ayude a no vivir practicando el pecado.

Busca conocer más a Jesús a través de la sagrada Biblia. Él es quien te puede libertar de todo mal.

Conversa con hermanos más maduros en la fe, comparte sobre tu dificultad y pide oración.

Para orar:

Señor Jesús, quiero ser libre de todo mal que me aprisiona. Ayúdame a vencer las cadenas del pecado para que yo pueda experimentar una nueva vida en ti y pueda recibir la verdadera libertad. En el nombre de Jesús, amén.

Devocional de Ayer

 

Cuando pases por las aguas…

Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas. Yo soy el Señor, tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador.
(Isaías 43:2-3a)

Dios nunca nos prometió una vida sin problemas ni dificultades. El sueño de mucha gente puede ser vivir en medio de un «mar de rosas», pero eso no es lo que la Biblia enseña. Al contrario, en ella vemos diversos ejemplos de hombres y mujeres que confiaban en el Señor y aun así, enfrentaron sufrimientos en esta vida.

La diferencia es que los que son del Señor nunca enfrentan sus luchas solos.

Dios promete estar contigo cuando lleguen las aguas de aflicciones y las amenazas. Cuando enfrentes luchas más duras o ríos más profundos, Jesús estará presente contigo también. Y cuando enfrentes las pruebas de fuego de la vida recuerda que la presencia del Salvador no te abandonará. ¡Cree y persevera porque con Dios podrás vencer todas las dificultades de la vida!

Estaré contigo

La seguridad más grande que tenemos es la certeza (por fe) de que jamás estaremos solos (Amós 5:14). El Señor es Dios con nosotros. ¡Cristo no te abandonará, ni te dejará!

No siempre veremos la ayuda antes de que sea necesario. Pero a medida que vamos dando pasos por fe en la dirección del Señor, vemos su mano extendida para ayudarnos.

Ora y pídele al Señor que te acompañe en los momentos más extremos y te capacite en medio de cada necesidad.

Para orar:

Señor Dios, tú dijiste que estarías conmigo y yo he probado que eres fiel. Sé que estás conmigo aunque todo a mi alrededor diga lo contrario. Gracias por ayudarme a enfrentar las aguas, los ríos y los fuegos de esta vida porque yo no puedo hacerlo solo, Padre.

Yo confío que tu buena mano me sustenta y me ayuda a proseguir. Dame fe, fuerzas y renueva mi esperanza para que yo pueda continuar confiando en ti. En el nombre de Jesús te pido estas cosas, amén.

Devocional de Anteayer

 

Parece que fue ayer

¡El Señor reina por siempre y para siempre!
(Éxodo 15:18)

¿Te has puesto a pensar en la brevedad de todo en esta vida? Pasan los años, las tendencias, los gustos, las prioridades y las necesidades de una generación. Muchas páginas de nuestra historia se ponen amarillentas y se olvidan con el tiempo.

Vivimos nuevas experiencias y perdemos el ímpetu irresponsable según alcanzamos la madurez en nuestras actitudes. Algunos sueños se quedan atrás, pero también alcanzamos nuevas victorias.

Hay una expresión que escuchamos a menudo, «parece que fue ayer…». Realmente, el tiempo pasa rápido sin que nos demos cuenta de ello. Cambiamos la jovialidad del cuerpo por las marcas y las lecciones de la vida.

A veces, la inconstancia de todo nos deja preocupados con el futuro, pero nuestro Dios soberano y su Palabra son eternos. Él conoce el fin desde el comienzo y él cuida de ti. Descansa en esa certeza: ¡el Señor Dios reinará siempre!

Dios es eterno y reina para siempre

Algunas cosas tienen fin en la vida y no es fácil lidiar con esa realidad. ¡Pero Dios es eterno! Puedes confiar en él con toda seguridad y para siempre.

La verdad, la gracia y el amor de Dios no cambian ni se agotan. Él es el Dios infinito en misericordia.

Alaba y da gracias al Señor porque él es el Rey de reyes eterno. Él es digno de toda adoración.

Encuentra refugio y ánimo en la Palabra de Dios. Léela siempre y sé fortalecido.

Para orar:

Mi Dios, tú eres mi auxilio para siempre. ¡Que mi alma espere en ti todos los días! Que diariamente yo sienta tu cuidado ayudándome en el camino. ¡Tú eres el único que reina eternamente! Tu amor y tu Palabra no tienen fin. Reina gloriosamente sobre mi vida, sobre mi familia y sobre toda la tierra. Te lo agradezco en el nombre de Jesús, amén.

 

Qué es el Devocional diario

 

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios. Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual.

Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor. Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario
Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.

Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.

Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.

Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.

Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.