Un devocional diario para fortalecer tu relación con Dios

Devocional de Hoy

SÁBADO, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Tus días de tristeza terminarán

Tu sol no volverá a ponerse, ni menguará tu luna;
será el Señor tu luz eterna, y llegarán a su fin tus días de duelo.
(Isaías 60:20)

¿Cómo está tu corazón? ¿Alegre o triste? Todos pasamos por situaciones tristes en algún momento. Infelizmente, es parte de la vida pasar por sufrimientos, dolores y dificultades, mas podemos enfrentar todo eso al tener la certeza de que el Señor está a nuestro lado. Confía y cree que él te sustenta y te fortalece todos los días.

El versículo de hoy nos recuerda la nueva realidad que viviremos con Dios. Cuando eso suceda, no continuarás triste con los problemas en el trabajo, o por la falta de este. Tampoco sufrirás por las dificultades en tu familia, las enfermedades o por la pérdida de algún ser amado.

En nuestro nuevo hogar no tendremos que temer a las noches traicioneras… No necesitaremos la luz eléctrica ni los astros ni las estrellas, pues el propio Dios brillará su luz constantemente sobre nosotros (Apocalipsis 21:23). No habrá más llanto ni sufrimiento ni aflicción. Confía en el Señor ¡Él pondrá fin a tu tristeza!

No más tristeza ni sufrimiento
Aun en esta vida, no es necesario que estés siempre triste. Vive con la alegría de Cristo diariamente a pesar de las circunstancias.

Ora y da gracias a Dios por la esperanza futura. Nada se compara a lo que el Señor ha preparado para aquellos que lo aman.
Lee la Biblia diariamente y llena tu mente con pensamientos que vienen de lo alto (Colosenses 3:2).

Comparte con alguien más maduro en la fe sobre el motivo de tu tristeza. Pídele a esa persona que ore por ti y contigo.
Cree: todo tu sufrimiento llegará a su fin algún día.

Para orar:
Señor Dios, te doy gracias por tu alegría que llena nuestros corazones a pesar de las dificultades que enfrento en esta vida. Gracias por la certeza que nos das de que un día todo sufrimiento terminará.

Ayúdame a confiar en tu Palabra y a pensar en tus promesas de paz y alegría eterna. Que yo viva en tu luz, rodeado por tu gracia. En el nombre de Jesús, amén.

Devocional de Ayer

 

Anda como un hijo de Dios

Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Estos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios.
– Juan 1:12-13

Ser hijo de Dios es la mayor de todas las dádivas que podemos recibir como seres humanos. Ningún otro ser creado tiene ese privilegio. Cuando creemos en Jesús y lo aceptamos como Salvador por fe, dejamos de ser meras criaturas y pasamos a ser adoptados como hijos por el Padre celestial.

Esa adopción a través del gran amor de Dios por medio de su Hijo unigénito es algo fantástico.

El que es nacido de Dios puede andar en su presencia confiando y siendo más como Jesús, nuestro Señor y nuestra meta. Si fijamos nuestra atención en el Hijo de Dios, encontraremos en él nuestro patrón y mejor ejemplo para agradar al Padre en todo.

A lo largo del camino, por fe, y con el perfeccionamiento que viene de Dios, vamos adquiriendo aspectos del carácter de Cristo para ser más semejantes a él como hijos genuinos y amados del Padre.

Anda y vive como hijo de Dios:
Si aun no has recibido a Jesús como Señor en tu corazón, este es el primer paso para llegar a ser un hijo de Dios.

Arrepiéntete de tus errores y cree en Jesús para ser aceptado en la gran familia de Dios.
Jesús es la mejor referencia para aprender a ser mejores hijos de Dios. Conoce más sobre él a través del estudio de la Biblia.

Busca acercarte a Dios diariamente. Demuestra en la práctica tu amor y dedicación a él.
Congrégate junto a otros hermanos en Cristo en una familia cristiana saludable para allí amar, servir y ser edificado en la fe.

Para orar:
Señor Dios, muchas gracias por amarme y aceptarme como hijo en tu gran familia. Por tu gracia en Jesús puedo recibir el perdón y la salvación para estar para siempre junto a ti. Ayúdame para que durante toda mi vida yo pueda andar como tu hijo Jesús que te honró y te amó hasta el fin. Amén.

Devocional de Anteayer

 

La humildad: la clave para vivir en comunión

No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos.
(Filipenses 2:3)

La humildad es crucial para la armonía dentro de la iglesia. Cuando consideramos al prójimo como superior a nosotros protegemos a nuestro hermano y nos alejamos de la altivez. Si todos como iglesia tienen la misma visión, unos servirán a los otros y la iglesia dará frutos saludables.

Donde hay humildad no existe el egoísmo o la competencia. Jesús es el mejor ejemplo a seguir. No estamos en el mundo para competir sino para servirnos los unos a los otros en amor. Cristo, aun siendo Rey, se hizo siervo y dio su propia vida a nuestro favor.

«Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.» (Mateo 20:26-28)

Ten a Jesús como tu influencia principal: ¡sé un siervo! Quien está dispuesto a servir no se preocupa con las posiciones o cargos ministeriales. Cuando actuamos con humildad generamos un ambiente lleno de armonía y libre del deseo de competir.

Cultivando un corazón humilde:
Ten a Jesús como ejemplo. Lee el Evangelio y esfuérzate en imitar la actitud de Cristo.

Evita las comparaciones. Al comparar abrimos la puerta a las disputas y nos alejamos de la comunión.
No sirvas a los demás por causa de la posición social o ministerial. Antes, sirve a todos con amor y respeto.

Considera a los demás como superiores a ti mismo. Todos son importantes en el cuerpo de Cristo.
Para orar:
Señor Jesús, quiero seguir tus pasos. Enséñame a tener un corazón más humilde y amoroso. En el nombre de Jesús, amén.

Qué es el Devocional diario

El Devocional diario es un momento especial del día que dedicas para tener un tiempo precioso de comunión con Dios.

Es muy sencillo establecer una rutina emocionante de descubrimiento y crecimiento espiritual.

Lo lograrás al separar un momento cada día para acercarte al Señor.

Durante el Devocional leerás un versículo de la Biblia con una meditación sobre el texto. Luego, meditarás sobre las enseñanzas y cómo aplicarlas en tu vida. Al final, podrás orar.

Cómo hacer tu Devocional diario

Aquí tienes unos consejos para que aproveches al máximo la lectura del mensaje bíblico durante el Devocional diario:

Aparta un momento y escoge un lugar específico: tu momento devocional será más provechoso si dejas de lado el ajetreo e inviertes en un tiempo placentero a solas con Dios.

Lee el versículo o el pasaje bíblico con atención: desarrolla un estilo de vida comprometido con la Palabra de Dios todos los días y evita las distracciones.

Lee la meditación diaria: reflexiona e intenta comprender el propósito de Dios para tu vida a través de los comentarios.

Aplicación práctica: anota tus descubrimientos y no olvides poner en práctica todo lo que has aprendido por medio de la Biblia.

Comparte lo que aprendiste: intenta compartir con otras personas a través de tus conversaciones e interacciones diarias lo que Dios te enseña en tus momentos de devocional diario.

¡No olvides la importancia de vivir una vida totalmente comprometida con la Palabra de Dios!

 

También te gustará:

Oración de Amor a San Pablo pidiendo ayuda

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran

alabanza por ser quien eres, por toda

tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía

para trabajar, por darnos la capacidad de

crear, de desarrollar dones y talentos,

por darnos la fuerza para ayudar y

bendecir a otros con lo que tenemos

o con lo que hacemos.

Amén.


Damos gracias a Dios porque Él abre

caminos nos da su bendición en el camino,

van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni

angustia porque tenemos serenidad y

confianza en que cuando le

entregamos nuestro corazón y lo

buscamos Él extiende su bendición.

Amén.

4 respuestas

  1. Gracia mi amado padre gracias por todas y cada una de las bendiciones que me regalas . Llename cada dia de tu presecia yona el control de mi vida.

  2. Gracias padre celestial por el día de hoy que estuviste con conmigo fue un excelente día lleno de bendiciones amén

  3. Gracias padre celestial por las bendiciones recibido cada día
    que me ha hecho sentir maravilloso tenerte siempre en mi vida y saber que mi familia está bien cada día amén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.