Súplica Poderosa a la Virgen de la Soledad para una petición urgentes
Súplica Poderosa a la Virgen de la Soledad

Súplica Poderosa a la Virgen de la Soledad para una petición urgentes y desesperadas Por Falta de Empleo

FacebookWhatsApp

Súplica Poderosa a la Virgen de la Soledad para una petición urgentes y desesperadas Por Falta de Empleo

Súplica Poderosa a la Virgen de la Soledad

Santísima y Poderosa Virgen Madre del Salvador del Mundo,

Madre del Sumo Redentor, Reina Misericordiosa,
Señora de Angeles y Arcángeles,
Madre y Patrona mía, Virgen de la Soledad,
amparo de todos los que solicitamos tu favor
remediando las necesidades de los afligidos que te invocan.

Yo, (decir el nombre)
me doblego ante tu presencia y me reclino a tus pies
implorando tu patrocinio para:

(Se hace la petición)

Esperando escuches mi súplica
y nos dignes con la gracia de tu bendición para el logro,
remedio y consuelo para nuestra alma.

Te pedimos además, Dulcísima Virgen de la Soledad,
que nos alcances la fuerza para servirte y venerarte.

Gracias te doy, Virgen Piadosa,
por tu bondad infinita al alcanzar para mí este favor,
para mayor honra, gloria y provecho mío
y con la gracias del Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos.

En el Nombre de Jesús de los Milagros Amén.

Oración relacionadaOración Poderosa de súplica a la Virgen del Carmen para Atraer Alegría y Felicidad a Nuestras Vidas.

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran alabanza por ser quien eres.

Por toda tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía para trabajar, por darnos la capacidad de crear, de desarrollar dones y talentos.

Para darnos la fuerza para ayudar y bendecir a otros con lo que tenemos o con lo que hacemos.

Amén.


Damos gracias a Dios porque Él abre caminos nos da su bendición en el camino.

Van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni angustia porque tenemos serenidad y confianza.

Le entregamos nuestro corazón y lo buscamos.

Él extiende su bendición.

Amén.


Señor, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,

valor para cambiar las que sí puedo y sabiduría para conocer la diferencia;

viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez;

aceptando las adversidades como un camino hacia la paz;

creyendo que Tú harás que todas las cosas estén bien si yo me entrego a tu voluntad;

de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida e increíblemente feliz.

Contigo en la siguiente.

Amén.

Dale a "Me gusta" para recibir nuestras publicaciones en facebook

Deja un comentario